Las oficinas del futuro deben contener espacios de descanso

Staff on 23 enero, 2018

Los estudios sobre cómo funciona el cerebro muestran que las oficinas solo pueden facilitar el pensamiento creativo si ofrecen por un lado espacios para el trabajo y por otro lugares dedicados a actividades restaurativas, afirma la marca de muebles Haworth.

Según la investigación de Haworth, se necesitan dos tipos muy diferentes de comportamiento en el lugar de trabajo para fomentar la innovación. Uno es el modo de trabajo más concentrado, ya sea solo o en grupo, y el otro incluye actividades más relajadas, que crean oportunidades para la restauración.

Al observar cómo funcionan los cerebros de los empleados, los investigadores concluyeron que las empresas necesitan proporcionar diferentes espacios para adaptarse a ambos modos de pensar si quieren alcanzar su máximo potencial.

Las oficinas deben apoyar todas las partes del cerebro para permitir la creatividad

Los investigadores de Haworth han lanzado recientemente un libro titulado “Optimización del lugar de trabajo para la innovación: uso de la ciencia del cerebro para el diseño inteligente”, que analiza cómo se pueden diseñar los lugares de trabajo para aumentar la productividad.

Para facilitar las cuatro etapas de la cognición, una oficina debe estar diseñada para soportar las tres redes neuronales del cerebro.

Existe la red de relevancia, que monitorea los estímulos externos e internos y organiza las prioridades. Existe la red de control ejecutivo, que desarrolla nuevas ideas en respuesta al trabajo de enfoque. Y existe la red predeterminada, que forma una visión creativa cuando las emociones y el compromiso son bajos.

“Saber cómo funcionan estas redes juntas nos ayuda a entender qué son exactamente esos hábitos de trabajo adecuados y cómo diseñarlos en el lugar de trabajo”, se lee en el libro.

El aburrimiento puede tener un efecto positivo en el flujo de trabajo

Se necesitan tiempo y espacios que promuevan la relajación y las distracciones en contraposición al trabajo concentrado. Estos pueden ir desde “micro-breaks”, las breves pausas en el enfoque cuando miramos hacia la distancia y soñamos despierto, a “macro-breaks”, cuando nos movemos a nuevos espacios buscando descanso y restauración individual o grupal.

Los espacios restaurativos ideales no tienen barreras. Pueden ser informales y flexibles con estímulos variados. El acceso visual a la naturaleza y al aire libre también es beneficioso.

La necesidad de herramientas y control sensorial en estos espacios es menor. Sin embargo, los trabajadores necesitarán acceso mínimo a herramientas, como Wi-Fi, para registrar y externalizar sus ideas y pensamientos antes de que se pierdan.

0 comments
Post a comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies